domingo, 2 de junio de 2013

El Hígado:




El Hígado:
Está a cargo de descomponer y de almacenar y reconstruir la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces uno almacena sensaciones de hallarse sobrecargado, sobre-exigido, lo cual puede crear bronca, odio y resentimiento. Mucha gente está sobrecargadas por las circunstancias de sus vidas, pero el umbral difiere ampliamente y por supuesto muchas personas tienen distintas neurosis cuando se sienten sobrecargadas

·         Teniendo presente la naturaleza del Hígado y de la Madera, podemos pensar en el dinamismo de la energía de este órgano. Es una energía muy cambiante, variable según las estaciones del año, el momento del ciclo menstrual en las mujeres, las horas del día, las condiciones climáticas, etc. El mejor punto para empezar a cuidar tu hígado, es fijarse en cómo nos afectan estos cambios.
 
·         El Hígado está relacionado con bloqueos en estructuras horizontales del cuerpo (garganta, diafragma, periné...). Tomar consciencia de las zonas donde haya bloqueos ayudará a que la energía fluya de nuevo, pues es un tipo de tensión que se retroalimenta.
  
   Hacer una limpieza o depuración al comienzo de la primavera (mediante caldos depurativos de col, de apio y cebolla, etc, zumo de manzana, zumo de limón en ayunas...).
     Hacer ejercicio suave como Qi Gong o Tai Chi, para hacer fluir la sangre, hidratar las articulaciones, desintoxicar el cuerpo y relajar la mente.
     Fitoterapia para calmar el Hígado: sabor amargo frío o picante frío, como el diente de león, alcachofera, borraja, cardo mariano, romero, etc..
     Practicar el sonido curativo del hígado: pon la lengua junto al paladar y con una exhalación lenta y prolongada, haz el sonido SSHHHHHHHHHHHH. Al mismo tiempo, dirige tu atención a eliminar la rabia, la ira, la cólera, la agresividad, la frustración...
   Automasaje de desintoxicación del hígado: túmbate boca arriba y masajea con suavidad la zona del hígado, en la parte derecha de la caja torácica, haciendo círculos en el sentido de las agujas del reloj con las puntas de los dedos, durante cinco minutos aproximadamente, por ejemplo, antes de irte a dormir. Esto estimula la actividad depuradora del hígado, ayudando a procesar las toxinas del cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada